Header Ads

Como hacer Cerramiento de balcón Con plancha Sandwich


En una entrada anterior expliqué como cambiaba de sitio dos equipos de aire acondicionado, concretamente las unidades exteriores condensadoras.





La razón de este cambio de ubicación era que íbamos a cerrar el balcón para añadirlo a la habitación de los niños.

El objetivo era tener un espacio de desahogo donde ubicar sus escritorios, sus juguetes y habilitar un lugar donde ellos pudieran tener su zona de juegos y así de paso recuperar nuestro comedor invadido por juguetes.




En un principio yo me ofrecí para hacerlo pero la madre no me lo permitió con buen criterio.

Estábamos hablando de una habitación que tenia que quedar bien terminada pues allí estarían los niños y allí pasarían muchas
horas.

Tenía que hacerlo un profesional al efecto

.

Se trataba del tejado de un salón comedor de 35 metros cuadrados. En lugar de poner tejas habíamos pensado que un balcón seria mas útil.

El balcón no servía absolutamente para nada!! Nadie salía allí! Solo servia para tener que limpiarlo!



MANOS A LA OBRA!!


Lo primero que hicieron fué venir a medir y tirar los niveles.

Era fundamental que todo empezara desde una misma cota de nivel pues después los cristales no caerían sobre la base de la estructura sino que vendrían colgando de la estructura! este detalle me gusto mucho pues facilitaba el encaje transcurrido el tiempo si la casa o el terreno se habían desplazado.

La empresa que me lo hizo fue la única que me hablo de este particular por lo que desde un principio los tuve en un punto destacado a la hora de decidir quien haría la obra.

De forma que una vez medido y cerrado el acuerdo tardaron en torno a un mes en fabricar la estructura perfectamente a medida.

La estructura soportaría todos los esfuerzos de los mas de 300 kilos que pesaban los cristales y gracias a que los cristales iban colgados de la estructura y la estructura apoyada sobre los pilares de la casa  todo el peso recaería sobre los pilares de la construcción.

 ERA PERFECTO!


Había que montar primero una estructura fuerte de hierro galvanizado que aguantase peso y corrosion.



Esa estructura sería lo que ellos en su argot llamaban las porterías.


El balcón quedó circundado por una estructura que seria la que soportaría el peso y como podemos ver  en las fotos ese peso caería sobre las patas apoyadas a su vez en los pilares de la casa.


El pilar central del lateral principal si era pilar de carga. 
Los 5 metros 30 centímetros de cristales era demasiado peso para no tener ningún refuerzo.
Dividimos los cristales en dos secciones abatibles a cada lado como veremos después.


Lo siguiente era forrar el hierro galvanizado con aluminio blanco que seria el color del acabado final.
El hierro galvanizado no se volvería a ver nunca mas y quedaría perfectamente oculto tras los embellecedores.



Los laterales del cuadrado debían quedar con la arista totalmente libre para que una vez puestos los cristales se pudiesen abrir dejando todo completamente libre de forma que los pilares centrales  no eran tales sino una mera cuestión estética para facilitar la colocación de cristales opacos en el lateral que daba al vecino colindante cuya privacidad debíamos respetar tanto como la nuestra.




Una vez terminadas y cubiertas del aluminio blanco las porterias la estructura y esqueleto ya estaba listo.
Era el momento del tejado.


Como se aprecia en esta foto el techo tenia que tener una pendiente suficiente para que el agua de la lluvia cayese por su peso pero ademas había que buscar la forma de reducir al máximo posible las posibilidades de entrada de agua en la zona de union entre el nuevo techo y el viejo techo.
La solución fue arrancar el nuevo desde debajo del voladizo del viejo techo y así asegurábamos que el agua no entraría o al menos se le pondríamos mas difícil. 



El techo era lo que se conoce por plancha sandwich.

El un grueso de poliuretano expandido, uno de los mejores aislantes térmicos actualmente con las superficies exteriores de aluminio.

Nosotros habíamos elegido la cara interior de aluminio blanco liso y la cara exterior aluminio tratado y pintado imitando a la teja.




Las planchas venían con la medida de fábrica. 

Había que cortarlas a la medida  exacta requerida por el techo y ajustar la una con la otra.







En este punto hubo un problema que fue solventado por el equipo perfectamente. 
La casa tenia 2 techos a 2 alturas, es decir, dos niveles de salida.

El resultado tenia que ser un mismo techo corrido y la casa al tener forma de L tenia una habitación retranqueada un metro hacia atrás lo cual hacia imposible salir exactamente del mismo punto.


El techo debía coincidir en el extremo final  pero al tener esa esquina obligaba a las planchas allí puestas a ser mal largas y con la pendiente acabarían en otro sitio.

El oficial y los operarios calcularon en punto de arranque  de la fachada principal para que coincidiera  con la L desde el inicio. 

La solución al problema fue salir en la L desde debajo de las tejas en lugar de salir desde debajo del voladizo como vimos antes. 

Por dentro ya se encargarían los técnicos de dejarlo perfectamente rematado para que se notara lo menos posible



Ademas en esta zona de la L había una dificultad añadida que era los tubos que salían de las habitaciones en busca de las unidades exteriores de aire acondicionado.

Tenían que quedar perfectamente selladas para que no entrara agua con las lluvias.




Una vez solventada la dificultad ya todo era ensamblar placas y colocar sellantes exteriormente a la cubierta.



Si el aspecto interior prometía el exterior me dejo con la boca abierta.



Como se puede ver en las fotos se había fortalecido la union con objeto de evitar filtraciones con un sellante a base de poliuretano expandido y un embellecedor que dificultaba aun mas si cabe las posibilidades de filtraciones. 

FANTASTICO!



Ahora AL INTERIOR!!

Había que poner los railes donde se colgarían las ventanas




Esta será el punto a través del cual podremos cambiar el eje del plano para poder abatir  los cristales.





Una vez montados y sujetos los railes llega la hora de montar los cristales!










En la foto de arriba vemos como quedan los cristales abiertos y en la foto de abajo se trata del mismo perfil visto desde afuera con los cristales cerrados.







Ya va quedando ir rematando los detalles, embellecedores y silicona para ir sellando.






La foto superior muestra la cara lateral en la que se colocaron cristales traslúcidos para que pasase la luz pero que no permitiese ver para prevenir la privacidad.
Estos cristales son fijos y no se pueden abrir.


En todo proceso existen desajustes propios de la construcción y fabricación de los materiales que posteriormente son rematados para que se noten lo menos posible.



Todo debe quedar perfectamente sellado y correcto.



El resultado final a falta de una lama de techo que tuvo que ser sustituida por presentar abolladura probablemente debido al transporte, como puedes observar es IMPECABLE.













Con la tecnología de Blogger.