Header Ads

La corrosion se puede evitar


La corrosión se produce cuando tenemos dos metales diferentes en contacto.
Al ser diferentes uno será más noble que el otro. De forma que el más noble se reducirá recibiendo electrones y el menos no le cederá los electrones y se oxidará provocando corrosión de si mismo.
La corrosión no solamente ocurre en sitios donde tenemos dos materiales metálicos diferentes en contacto sino que se da también donde tengamos un conductor que ponga en contacto ambos materiales como por ejemplo el agua.

Un sistema en el que tengamos dos metales diferentes Unidos por un líquido sufrirá corrosión.
El agua gracias a sus TDS  que determina su conductividad será capaz de hacer llegar unos electrones que van desde el ánodo al catodo. Será entonces similar al funcionamiento de una pila.

Existe una forma muy sencilla de evitar la corrosión. Añadir un material de sacrificio. Es decir, añadir una pieza metálica con el objeto de que sea la menos noble y la que ceda electrones al catodo dando lugar que la corrosión se produzca en este material introducido especialmente para ser sacrificado en este proceso.
Lo habitual es usar ánodo de zinc o magnesio.

Sencillamente debe estar allí presente y conservaremos en buen estado todos los componentes vitales de nuestra placa.
Debemos comprobar el desgaste del ánodo de zinc periódicamente al objeto de reemplazarlo.
En el caso de una tubería de una piscina por la que cada día pasan 20t de agua será suficiente cambiarlo una vez al mes . Una placa solar 1 vez cada dos años.
Aunque lo mejor será que periódicamente siempre que sea necesario comprobemos el estado del ánodo.

Con la tecnología de Blogger.